El arte de asegurar en escalada deportiva

Por Laura Rodriguez Baron

¡Hola a todos y todas!

Como ya sabéis, en la escalada deportiva es vital el trabajo en equipo. Siempre que subamos una vía, por fácil que parezca, nuestra seguridad dependerá de la persona que esté abajo asegurándonos. Si no confiamos plenamente en la persona a la que dejamos este papel tan importante, difícilmente podremos dar el 100% de nosotros subiendo una vía.

El aseguramiento es tanto una ciencia como un arte. Un buen asegurador debe estar despierto y concienciado para conseguir dos objetivos: aumentar la seguridad del escalador y facilitarle el trabajo. La colocación de la cuerda, del asegurador y del resto de la cordada y herramientas son detalles imprescindibles para lograr ambos objetivos. Al menos eso pensaba yo hasta hace unos días.

Un buen amigo, gran amante de los deportes de aventura (entre ellos la escalada), me hizo comprender la importancia de la personalidad del asegurador. En mi escasa experiencia como escaladora he podido observar distintas actitudes en distintas personas a la hora de asegurar, desde la personalidad más exigente hasta la más pasiva. Y analizando los resultados, creo que ambos extremos son equívocos. Para ser un buen asegurador debemos visualizar el trabajo del escalador de manera comprensiva y eficiente. Con esto me refiero a que hay que tener paciencia y entusiasmo, como si se tratase de nosotros mismos los que estemos subiendo la vía. Como ya sabréis, para escalar bien debemos adoptar una actitud tranquila, relajada, decisiva, y a la vez fuerte. Para asegurar, lo ideal sería seguir ese mismo patrón.

Si escalamos con alguien de menor nivel la paciencia que tengamos jugará un papel muy importante, así como la eficacia de nuestros consejos. Pero no debemos olvidar que el escalador, como tal, debe indagar con la roca para buscar la mejor forma de lograr el siguiente paso. Por otro lado, si escalamos con alguien de mayor nivel la atención que pongamos será fundamental para su progreso, lo que además nos servirá para aprender.

El concepto de escalada y el concepto de aprendizaje SIEMPRE deben ir unidos. Ni se es listo o tonto, ni fuerte o débil, ni valiente o cobarde... El mejor escalador será el que más ganas tenga de aprender, independientemente del nivel que tenga. Todos podemos aprender de todos, y como ya os he dicho, aunque solo tenga 20 años y de ahí, 2 escalando, creo que consejos como estos pueden ayudarnos a todos en cualquier momento.

Por eso y por muchas otras cosas, espero poder aprender yo también de vuestros consejos. No olvidéis que somos una gran familia, y ayudándonos ¡todos seremos más fuertes! ¡Un saludo y un fuerte abrazo!

Laura Rodríguez.

Prueba la Escalada con nosotros en nuestro rocódromo Bulder QNK

Galería de imágenes

¿Te ha gustado? Comenta y comparte con tus amigos:

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar la navegación. Más información